ASPIRADOR CON BOLSA

Al margen de los últimos avances tecnológicos como las escobas eléctricas o los robots aspiradores, ante el dilema de aspiradora con bolsa o sin bolsa, aún hay mucha gente que se inclina por la tradicional aspiradora con bolsa, la de toda la vida.

 

EL ASPIRADOR DE TODA LA VIDA

Y bien pensado, es lógico. Desde que Hubert Cecil Booth inventó el primer aspirador en el ya lejano 1901, es la clase de aspiradora que hemos estado utilizando durante más de 100 años.  Y siempre nos ha funcionado estupendamente. ¿Por qué cambiar?

Además, con un aspirador de bolsa, evitamos estar en contacto con la suciedad. Cuando la bolsa del aspirador está llena, simplemente la cambiamos y ya está.

 

QUÉ ES UN ASPIRADOR DE BOLSA

Un aspirador con bolsa es el tradicional aspirador de toda la vida que una bolsa, habitualmente fabricada de papel o tela, como destino de la suciedad aspirada. Algunas bolsas son desechables. Otras son reutilizables, pudiéndose vaciar, lavar y volver a usar.

Con más de 100 años de vigencia es el modelo más común y usado de aspiradora. Como curiosidad, vale la pena comentar que uno de los primeros modelos de aspiradora utilizaba una vieja funda de almohada como dispositivo de depósito.

VENTAJAS DE LA ASPIRADORA CON BOLSA

Su primera ventaja es la más evidente. El hecho de que tenga una bolsa contenedora de los residuos, evita que debamos de entrar en contacto con el polvo.

Eso de por sí ya es de agradecer. Pero lo es aún más para los alérgicos. Una aspiradora de bolsa impedirá que tengan que entrar en contacto con esos agentes tan nocivos para su organismo.

Antes, los aspiradores con bolsa tenían un pequeño problema: a medida que la bolsa de papel se iba llenando, sus poros se taponaban y la succión del aparato se veía mermada. Pero este hándicap se ha visto resuelto con la aparición de las bolsas de material textil. La tecnología actual nos ha proporcionado avanzados tejidos de microfibra multicapa. Estos tejidos, no solo tienen una mayor capacidad de retención, sino que además, permiten el paso del aire incluso estando prácticamente llenas. Así, la calidad de la aspiración no se ve reducida, se optimiza la capacidad de la bolsa y el funcionamiento del aspirador siempre es el más eficiente.

Además, por otro lado, estas bolsas textiles higiénicas cuentan con un sistema de cierre especial para que, al cambiarlas, no entremos en contacto con la suciedad y para que nada escape de ellas.

Otra ventaja no menos importante de un aspirador con bolsa hace referencia al sistema de filtrado. Se ensucian mucho menos que los aspiradores sin bolsa y suelen tardar bastante tiempo en llenarse por completo.

 

ADEMÁS DE ASPIRADORES CON BOLSA, EN NUESTRA TIENDA TAMBIÉN ENCONTRARÁS:


Aviso Legal

Política de cookies