ASPIRADOR ROBOT: ¿POR QUÉ SE VEN AÚN POCOS EN LAS CASAS?

El aspirador robot ya hace años que está en el mercado desde que iRobot sacó su primer Roomba. En cambio, todavía son poco usados en nuestro país. La verdad es que aún se hace raro entrar en casa de un amigo y encontrarse uno de estos curiosos dispositivos cargándose en una esquina.

Quizás sea por nuestra reticencia a las novedades. Pero la verdad es que, de hecho, el aspirador robot ya no es una novedad. Quizás sea por su aspecto demasiado tecnológico, o por nuestro apego a métodos más tradicionales. A lo mejor los consideramos aparatos demasiados complicados o simplemente nos parecen demasiado caros para lo que nos ofrecen.

En el artículo de hoy vamos a analizar por qué el robot aspiradora tiene tan poca presencia en nuestros hogares.

NO VALORAMOS EL AHORRO QUE SUPONE EL ASPIRADOR ROBOT

Definitivamente, una de las mayores ventajas de los robots aspiradores es el ahorro de tiempo que representan frente a las aspiradoras convencionales. Sin embargo, por parte del público en general, es algo que no se aprecia realmente.

De la misma manera que en su tiempo costó asumir hace décadas lo práctico que era el lavavajillas o la lavadora mucho antes, seguimos pensando que barrer un poco o pasar la aspiradora, en el fondo no cuesta tanto. En su momento fue algo difícil de rebatir para quien nunca había usado una lavadora o un lavavajillas.

Pero es que el tiempo que dedicaremos a aspirar nuestro hogar con un aspirador robot es el mismo que tardaremos en pulsar un botón y salir de casa. El que gastaremos en programar un horario fijo de limpieza, o el que emplearemos en abrir una aplicación en nuestro móvil y activar el robot. En definitiva, unos pocos segundos.

TAMPOCO VALORAMOS EL AHORRO QUE SUPONE

Debemos de tener en cuenta que la aspiradora robot es, prácticamente, el primer robot que entra en nuestros hogares. Aquellos robots de cocina que picaban, trituraban y demás, de robots no tenían nada, sólo el nombre. El robot aspiradora, debido a su avanzada tecnología, que además sigue mejorando día a día, supone una importante inversión en el presupuesto familiar. Sí, eso es cierto.

Pero sólo tenemos que echar la cuenta de cuántas horas pasamos al año barriendo o aspirando para darnos cuenta de que estos aparatos no son un simple gasto. Un aspirador robot es una inversión en nuestro tiempo. Un tiempo que podemos emplear en otras tareas: en nuestra familia, en nosotros mismos o en nuestra actividad laboral si es necesario.

TENDEMOS A PENSAR QUE EL USO DEL ASPIRADOR ROBOT ES COMPLICADO

La verdad es que los primeros modelos de robots aspiradores sí que eran algo complicados. Arañaban el suelo, tenían la costumbre de chocar con los muebles, solían perderse o se quedaban atrapados. Además, su manejo era algo complejo, y para limpiarlos era necesario desmontar varias piezas, una tarea que podía llegar a resultar bastante intimidante. Pero la tecnología ha mejorado mucho estos dispositivos.

Muchos de ellos se controlan con un simple botón. Como el Dyson 360 Eye. Con un solo botón le indicamos que empiece a limpiar, que pare o que vuelva a su estación de carga. Y con su aplicación, desde nuestro smartphone tenemos un sencillo, intuitivo y absoluto control de sus funciones.

La verdad es que el Dyson 360 Eye es, muy posiblemente, el mejor robot aspirador del momento, pero la mayor parte de los robots aspiradores que se fabrican en la actualidad han mejorado mucho en cuanto a su funcionalidad y su usabilidad y no tienen nada que ver con los complejos aparatos de los primeros años.

LA FALTA DE ESPACIO

Otra excusa que solemos ponernos es la falta de espacio en el momento de guardar el robot. Y esto es debido a que tenemos en mente usar el robot como complemento de la aspiradora y no como un sustitutivo. Tenemos que asumir que un robot aspiradora puede hacer el mismo trabajo que una aspiradora convencional.

Y aunque decidamos guardarla (por si acaso), el robot aspiradora no tiene por qué quitarnos espacio en nuestros muebles y armarios. Gracias a su reducido tamaño, lo podemos dejar al final de un pasillo, debajo de una mesa o pegado a una pared. Mientras tengamos un metro de pared libre, el aparato lo podemos dejar sin ningún problema.

EL INSALVABLE OBSTÁCULO DE LAS DIFERENCIAS DE ALTURA DEL SUELO

Los chalets de varias plantas y los dúplex con escalones que dividen varias áreas no son precisamente el tipo de construcción más habitual en nuestro país. Pero sí que es cierto que los robots aspiradores aún no saben subir o bajar escalones.

De todas maneras, no es un obstáculo insalvable. En algunos casos, si se trata de una altura reducida, se podría instalar una pequeña rampa que permitiera al robot subir esos escalones. Si se tratara de una altura mayor no quedaría otra que cogerlo en brazos y subirlo en persona. No es algo que nos vaya a generar mucho trabajo, aunque sí nos obliga a estar presentes en la limpieza.

Pero siempre tenemos la opción de programar el aspirador robot para que primero limpie un área y, después, simplemente pulsando un botón, que limpie la otra. Y tampoco nos quitaría tanto tiempo.

De todas formas, la mayor parte de nuestras viviendas son de una sola planta, por lo que podemos invertir en un aspirador robot sin miedo a tener que enfrentarnos a este problema.

 

¿BUSCAS UN ASPIRADOR ROBOT?