ANTES DE PASAR LA ASPIRADORA. CONSEJOS PARA MANTENER TU CASA SIN POLVO

Tener toda la casa bien ordenada y sin una pizca de polvo provoca una sensación de placer que consigue que nos sintamos más a gusto y felices. Contar con una aspiradora para poder llevar a cabo dicha tarea es realmente una suerte. Lo ideal sería poder pasarla un par de veces a la semana (algún vez más si tenemos mascotas). Pero, en muchas ocasiones, debido a nuestras obligaciones o por las complicaciones de nuestras rutinas diarias, se nos hace difícil pasar la aspiradora tan a menudo como querríamos. A veces tan solo conseguimos pasarla una vez a la semana. O como mucho, conseguimos ir aspirando sacando algún rato libre cada día.

Ciertamente, las exigencias de la vida moderna hacen bastante complicado poder llevar al día la limpieza del hogar. Con los consejos que te traemos hoy para seguir antes de pasar la aspiradora, conseguirás reducir el nivel de polvo en tu hogar y te será mucho más sencillo mantener una limpieza óptima.

VENTILAR CON CABEZA

Habitualmente, cada día solemos abrir todas las puertas y ventanas de nuestros hogares de par en par para que toda la casa se ventile bien. No es mala idea, ya que así se genera una buena corriente de aire. El problema es que también se provoca un continuo movimiento de ácaros y polvo que luego nos tocará recoger con el aspirador.

Si no queremos encontrarnos polvo por todas las esquinas y acabar hastiados pasando la aspiradora, lo mejor es ventilar por zonas. Lo ideal es ventilar cada habitación unos diez minutos antes de limpiarla. Ese es el tiempo suficiente para que el aire se renueve.

LIMPIAR LOS MUEBLES ANTES DE PASAR LA ASPIRADORA

Uno de los errores más comunes es pasar el aspirador sin haber dejado antes los muebles a punto. Con lo cual te podrías encontrar haciendo la faena dos veces.

En el caso de estanterías, mesas, sillas y otros muebles de madera o cualquier superficie rígida, antes de ponerte de lleno con la aspiradora puedes pasar un paño húmedo. A continuación pasas un paño seco y, si además quieres darles brillo, les das una pasada con un spray pulverizador.

Si se trata de sofás, camas u otros muebles elaborados con tejidos, seguramente podrás limpiar las costuras y otros rincones sin ningún problema gracias  los accesorios para juntas y tapicería de tu aspirador.

SACUDIR COJINES, MANTAS, MANTELES, ETC.

Aunque no nos damos cuenta, una gran cantidad de polvo se acumula en nuestra cama y en nuestro sofá. Y acaba siendo transportado por nosotros mismo a través de nuestra ropa. Por eso es importante cortar esa cadena de polvo lavando a menudo la ropa de cama. Sábanas y funda de almohada una vez a la semana. El resto podemos hacerlo una vez cada 3 o 4 semanas.

De la misma manera, allí donde nos sentamos y nos apoyamos también se convierte en un foco de polvo. Por lo tanto también es importante que sacudamos cojines y manteles al menos una vez al mes. Simplemente tenemos que salir a la terraza o al patio y, con una escoba o algo similar, golpearlos para eliminar la mayor cantidad de polvo posible.

NO TRAIGAS POLVO DE LA CALLE

Cada vez que entramos a casa desde la calle, nos traemos con nosotros una buena cantidad de polvo y ácaros. Recuerda limpiar los zapatos antes de entrar. Es un gesto muy sencillo con el que luego te ahorrarás trabajo. Y, si es posible, déjalos en la entrada y no te pasees con ellos dentro de casa.

También es muy importante sacudir el felpudo una vez a la semana y pasarle el aspirador al menos cada dos semanas.

¿NECESITAS UNA ASPIRADORA? EN NUESTRA TIENDA ONLINE ENCONTRARÁS LAS MEJORES MARCAS

UN POCO DE HISTORIA: QUIÉN INVENTÓ EL ASPIRADOR

El aspirador es ese práctico electrodoméstico que nos es tan útil en la limpieza diaria y cuyo funcionamiento se basa en una bomba de aire y que aspira el polvo y pequeñas partículas de suciedad. Esa suciedad es recogida mediante un sistema de filtrado para un posterior almacenamiento.

Pero no siempre hemos dispuesto del maravilloso aspirador en nuestras vidas. Y hasta finales del siglo XIX las fieles escobas, los trapeadores y los cepillos para alfombras eran las únicas herramientas de que disponían nuestros bisabuelos para mantener la limpieza de sus hogares.

LAS PRIMERAS Y POCO EFICIENTES ASPIRADORAS

La verdad es que se desconoce la autoría de la primera aspiradora de la historia. Se sabe que fue utilizada por primera vez en el año 1869 y que fue fabricada por la Compañía Americana Limpiadora de Alfombras. Ese trataba de un aparato, de madera, inmenso y que debía de transportarse en un carro tirado por un caballo. El aspirador funcionaba con un operario que apretaba repetidamente un fuelle en su parte superior, mientras un segundo aplicaba la boquilla en la zona a limpiar. La verdad es que no limpiaba demasiado bien, pero al menos representaba una mejora respecto a los cepillos.

Poco después, en 1876, el Sr. Bissell, harto de sufrir las consecuencias de su alergia al polvo, inventó la Grand Rapids, consistente en una especie de escoba barredora o cepillo giratorio.

Y en 1898 se presentaba en el Empire Music Hall de Londres una maquinita provista de una caja metálica cuyo interior contenía una bolsa de aire comprimido que se proyectaba sobre la alfombra con la intención de que el polvo se depositara en la caja, cosa que lamentablemente nunca ocurría, sino que al contrario: la caja era el único sitio adonde no iba a parar nunca. Como aspiradora, realmente no tuvo mucho éxito, pero sí es destacable por la influencia que tuvo en un brillante inventor de la época.

APARECE EL PRIMER ASPIRADOR DE VERDAD

Cecil Booth fue un ingeniero inglés, experto constructor de puentes y de cierto renombre por haber diseñado la gran noria de Blackpool, en Londres, y la gigantesca noria de Viena, famosa por la película “El tercer hombre”.

En 1898 asistió atónito a la demostración de un pretencioso americano que presentaba su nueva máquina extractora de polvo en el Empire Music Hall de Londres. Booth estuvo varios días dándole vueltas al asunto, hasta que comprendió que la clave estaba en intercambiar el concepto de expulsión utilizado por el americano en su demostración por el de succión.

Tal como hizo constar en su cuaderno de notas: “Hoy hice el experimento de aspirar con mi propia boca el respaldo de una silla tapizada en un restaurante de Victoria Street; el polvo me hizo toser estruendosamente, pero conseguí aspirarlo”. Y de una forma quizás algo ridícula para nosotros, halló la clave del principio del primer aspirador.

No tardó en comprender que el quid de la cuestión se encontraba en encontrar el filtro adecuado que permitiera el paso del aire reteniendo el polvo y la suciedad. El secreto era hallar un tejido de urdimbre espesa que sirviera de filtro. Y, finalmente, halló un pañuelo con una trama lo suficiente espesa, pero a su vez adecuado para dejar pasar el aire pero no el polvo. En el año 1901 patentaba su invento y nacía la primera y auténtica aspiradora. Por lo tanto, la respuesta a la pregunta de quién inventó el aspirador, es el ingeniero inglés H. Cecil Booth en el año 1901.

El primer aparato que se comercializó era inmenso, del tamaño de un frigorífico actual. Con su bomba, una cámara de polvo, su motor y una carretilla para transportarlo. Para accionar el aspirador, un operario se encargaba de dirigir la carretilla, mientras un segundo se ocupaba de la larga y flexible manguera. Hay que tener en cuenta que Booth lo concibió como un servicio a domicilio, no como un electrodoméstico que cada familia pudiera tener en su hogar.

SE DEMUESTRA SU EFICIENCIA

Su primer encargo le llegó de la Abadía de Westminster con el cometido de aspirar el polvo de la impresionante alfombra que cubría el suelo del templo y que debía pisar el rey Eduardo VII durante la ceremonia de coronación en 1901. La demostración fue un éxito y sus primeros clientes fueron los dueños de grandes locales públicos, como tiendas, teatros y hoteles.

Pero su mayor éxito llegó durante la Primera Guerra Mundial. En aquellos duros años, el Crystal Palace de Londres, el famoso pabellón construido para la Exposición de 1851, era el acuartelamiento de la reserva naval. Pero los soldados caían enfermos y morían debido al tifus exantemático. Los médicos, incapaces de atajar el contagio, sospechaban que el polvo del vetusto edificio era la causa del rápido contagio.

Quince aspiradoras fabricadas por Booth trabajaron día y noche. Aspiraron suelos, escaleras, paredes e incluso las vigas del edificio. Se extrajeron treinta y seis camiones de polvo y, tal vez por una feliz coincidencia, la epidemia se terminó. Este hecho fue el que contribuyó al triunfo y al reconocimiento del nuevo invento, que conoció a partir de entonces imparables cambios e innovaciones.

No tardaron en aparecer los primeros modelos de aspirador para el hogar, aunque todavía se necesitaban dos personas para manejarlos. Habitualmente el ama de casa y una hija. Y con los pasos de los años y la aparición en el mercado de las primeras aspiradoras eléctricas, Booth añade a sus aspiradores un mecanismo motorizado.

¿NECESITAS UNA ASPIRADORA DE LAS DE AHORA?

PEINANDO A LA NIÑA CON LA ASPIRADORA

No hace mucho os hablábamos en este artículo sobre los usos no convencionales de la aspiradora. Eran unas cuantas ideas de cosas que puedes hacer para sacar más partido a tu aparato aspirador. Pero en aquel artículo olvidamos hacer mención de una posibilidad que se ha puesto de moda, sobre todo entre los padres.

Consiste en utilizar la potencia de succión de la aspiradora para peinar a nuestras hijas. De verdad, tal como lo leen. ¡La aspiradora! Evidente es algo que sólo se nos podía ocurrir a los hombres y que sólo hacemos cuando mamá no está en casa porque… bueno… parece divertido… pero suena como un poco descabellado, ¿no?

Aunque lo más increíble es que ver las reacciones de las pequeñas. Ni lloran, ni se mueven, ni se quejan, ni nada de nada. Y al final el padre consigue una cola perfecta.

Resumiendo, esto de peinar con el aspirador parece que funciona y es una ¿moda? que ya lleva unos años funcionando y cada vez más papás la utilizan. Aunque yo no animaría a nadie a probarlo. Pero no se puede negar que son muchos los que lo han intentado con éxito y han plasmado su hazaña en Youtube. Os dejamos unas cuantas pruebas.

 

PAPÁ, LA PEQUE DE DOS AÑOS Y UNA ASPIRADORA

“How daddy does hair” fue el primer vídeo que apareció en la red en la que un padre mostraba las ventajas de la aspiración en el arte del peinado. Aunque el vídeo que os cuelgo aquí es del 2014, el original debió aparecer a finales del 2012 o principios del 2013 y fue el que generó la moda del peinado-aspirador.

 

Y TODOS LOS PAPÁS APRENDIERON A USAR LA ASPIRADORA

La verdad es que el vídeo enseguida se hizo viral y padres del mundo entero intentaron poner en práctica el invento. Seguro que lo de pasar la aspiradora les seguiría dando pereza, pero esta nueva idea no tardó en ganar adeptos. Os dejo unos cuantos testimonios:

 

PEINAR CON EL ASPIRADOR. EL TUTORIAL

Por supuesto, para hacerlo todo más sencillo, algún padre decidió compartir su experiencia a modo de tutorial. Para que, así, el resto de padres entendieran bien todo el proceso.

Os dejo el siguiente vídeo, por si algún papá desea arriesgarse:

 

AUNQUE NO A TODO EL MUNDO LE SALE BIEN

Evidentemente, esto del peinado con aspiradora es un arte que conlleva ciertas complicaciones y que cuesta dominar. No todos los padres lo dominan a la primera.

ASPIRADORA: 5 USOS NO CONVENCIONALES QUE TE SERÁN MUY ÚTILES

La aspiradora es, actualmente, uno de los electrodomésticos más utilizados en nuestros hogares. Y, aunque no lo sabías, puede ayudarte en más situaciones de las que te imaginabas. Sigue leyendo y descubrirás unos cuantos consejos de cómo sacarle el máximo partido con tan solo un poco de imaginación.

 

Ya sabemos que la aspiradora es un aparato maravilloso que nos ahora muchísimo esfuerzo en la dura tarea de limpiar la suciedad de nuestro hogar. Y desde su aparición, el avance de la tecnología nos ha proporcionado cada vez productos más modernos que nos permiten una limpieza más profunda y cómoda de la casa.

Pero hoy vamos a darte unos trucos muy sencillos sobre cómo usar tu aspiradora de una manera poco convencional. Son trucos en los que no importan mucho los avances tecnológicos. De hecho, son tan simples que no sirven para un robot aspirador, ni siquiera aunque sea uno de esos fantásticos Roomba. Sólo sirven para el de toda la vida, aspirador con bolsa o sin bolsa, no importa. Pasen y vean:

 

1. LIMPIAR LOS LUGARES A LOS QUE, REALMENTE, NO SE PUEDE ACCEDER

Hay lugares que es muy complicado poder limpiar correctamente porque son de muy difícil acceso: las esquinas, algunos recovecos, las guías de puertas y ventanas de aluminio, etc.

Un truco muy sencillo para conseguir alcanzar estos espacios es crear un pequeño alargador con un rollo de papel higiénico o de papel de cocina. Manipulas un extremo para darle la forma correcta y ya está.

2. TRANSFORMA TU ASPIRADORA EN UN AMBIENTADOR

Es truco muy sencillo y te ayudará a combatir los malos olores en tu casa. Tan solo tienes que introducir un poco de canela en polvo en la bolsa de la aspiradora. Simple y eficaz.

Lamentablemente, si tienes un aspirador sin bolsa este truco no te servirá.

3. LIBERAR ESPACIO DE ALMACENAMIENTO

Usando bolsas de almacenamiento al vacío puedes guardar un montón de cosas ocupando el mínimo espacio posible. Son ideales para almacenar sábanas, ropa de verano o de  invierno, trajes de esquí, mantas, cojines, juguetes blandos y mucho más.

Las bolsas al vacío protegen su contenido de la suciedad, los olores, la humedad, los insectos y otros factores externos. Además, puedes utilizarlas tantas veces como desee. Y su funcionamiento es muy sencillo.

Simplemente tienes que meter lo quieres guardar por la abertura de grandes dimensiones y después extraer el aire con tu aspiradora. Una cremallera sin dientes garantiza el envasado seguro de su interior. Y así puedes liberar espacio en tus armarios de una manera cómoda y sencilla.

Si necesitas bolsas de almacenamiento al vacío, la Bpro son fantásticas. 6 unidades sólo cuestan 17,49 € y miden 80 x 60 cm.

 

 

4. UTILIZA TU ASPIRADORA PARA ELIMINAR MARCAS DE LOS MUEBLES EN LA ALFOMBRA

Es algo con lo que todos nos hemos encontrado. Dejamos un mueble sobre una alfombra siempre en la misma posición durante mucho tiempo y después nos encontramos con unas molestas marcas que creemos imposibles de eliminar.

Pues también hay una manera muy simple de deshacerse de ellas. Consiste en colocar unos cubitos de hielo sobre las marcas. Al deshacerse, penetrarán en las marcas, devolviéndoles su forma original. Luego sólo será necesario pasar el aspirador para secar la alfombra y vuelva a estar como nueva.

5. ENCUENTRA PEQUEÑOS OBJETOS PERDIDOS

Esta situación también nos ha ocurrido a todos. Perdemos un objeto pequeño y ya no lo volvemos a ver nunca más en la vida. ¡Nos podemos volver locos buscándolo!

Por supuesto, con nuestra aspiradora podemos preparar un dispositivo infalible para encontrar el objeto más minúsculo. Simplemente hay que colocar una media en el extremo del tubo de aspiración fijándola con una goma, para evitar que el objeto en cuestión se nos cuele en el interior del aspirador. Y a pasar la aspiradora por la zona donde creemos haberlo perdido.

¿Se os ocurre algún otro truco para vuestra aspiradora?